Página - Tumba de San Pedro
   
Temas Católicos:
  Inicio
  Apariciones y Devociones de la Virgen María
  Arca de la Alianza
  Ave María
  Biblioteca y Enlaces
  Bilocación
  Caravaca de la Cruz
  Casa de la Virgen María
  Corona de espinas de Jesucristo
  Cristo del zapato
  Cronología de la Historia de la Iglesia
  Devoción al Sagrado Corazón
  Devoción a la Divina Misericordia
  Devoción a María Auxiliadora
  Devoción a Sta. Teresita
  Devocionario oraciones Virgen María
  Don Bosco y su mascota
  El Cristo de la Cueva
  El Cristo de la Luz (Leyenda)
  El Cristo de la Vega
  El Cristo de la Veracruz y el médico chino
  El Cristo de las aguas
  El Cristo de las Mieles
  El Cristo del océano: Cuento
  El Escapulario
  El Judio Errante
  El Lignum Crucis
  El milagro del Nazareno de Viñeros
  El Rosario de la Madre Teresa
  El Santo Cristo de La Grita
  El Santo Cristo de las alahas
  El Santo Rosario
  El Señor del Rebozo
  El velo de la Virgen María
  El velo de Veronica
  El Vía Crucis
  Historia de San Francisco de Asis
  Estigmas
  Historia de San Ignacio de Loyola
  Icono de Iver
  Juana Papisa
  La Basilica de Fátima
  La Basílica de Guadalupe
  La Basílica de la Natividad en Belén
  La Basílica de San Juan de Letrán
  La Basílica de San Pablo Extramuros
  La Basilica de San Pedro
  La Basílica Santa María la Mayor
  La Basílica de Santa Teresa de Lisieux
  La Basílica de Santiago de Compostela
  La Cruz del Cristo de Mailín
  La leyenda del “Cristo de la repolla”
  La Medalla Milagrosa
  La Santa Lanza
  La Tau simbolo Franciscano
  La tradición del huevo de Pascua
  Las Golondrinas
  Las llagas de Cristo en San Francisco
  Levitación
  Leyenda de la Cuesta de los Ciegos y San Francisco de Asís
  Leyenda de San Antonio Abad
  Leyenda de San Francisco
  Leyenda del bandolero Zamarrilla Y María Stma. de la Amargura
  Leyenda del Cristo de la Agonía
  Leyenda del Cristo de Cachorro
  Leyenda del Cristo de la sangre
  Leyenda del Cristo Elquino
  Leyenda del Cristo del gran poder de Sevilla
  Leyenda del Cristo del rayo
  Leyenda del Cristo Negro
  Leyenda del Niño Jesús
  Leyendas del Camino de Santiago
  Leyendas del Cristo negro
  Leyendas de San Ignacio de Antioquia
  Lista de Órdenes Religiosas
  Lista de Papas
  Marcelino Pan y Vino
  Mandylion o Imagen de Edesa
  Maria, la Santisima Virgen
  María Magdalena
  María Rosa Mistíca
  Mi Cristo Roto: Escrito
  Milagro en batalla
  Origen del Conejo de pascua
  Padre Pio: Las apariciones y purgatorio
  Padre Pio: Las Estigmas de Cristo
  Padre Nuestro
  San Antonio de Padua Milagros
  San Antonio de Padua y los peces
  San Felipe de Jesus Leyenda
  San Francisco de Asis y las aves
  San Francisco de Asís nos cuida
  San Francisco en España
  San Miguel del Milagro
  Santo Sudario de Oviedo
  Santo Sudario de Turin
  Soneto a Cristo crucificado
  Santos Cuerpos Incorruptos
  Tumba de San Pablo
  Tumba de San Pedro
  Virgen de Guadalupe primeros milagros
  Contacto
  Libro de visitantes
La tumba de San Pedro


De acuerdo a una tradición de 19 siglos, ahí fue sepultado el apóstol Pedro, la roca inconmovible sobre la que Cristo determinó edificar su Iglesia.

Vaticano, nombre que recibe una de las siete colinas de la región, tiene origen etrusco. Según Aulo Gellio, la palabra viene de vaticinis , las profecías inspiradas por la divinidad que presidía la zona rural. De acuerdo a Varrone, Vaticanus , nombre de un dios propicio a escuchar la voz humana, deriva del primer sonido emitido por los recién nacidos.

Muerte y sepultura del apóstol




El año 34 de la Era Cristiana, el emperador Calígula comenzó la construcción de un circo en la colina entonces deshabitada, obra que fue terminada por Nerón, y llamada por eso “Circo de Calígula y Nerón”. El gran edificio, con una pista de 300 metros, se extendía casi en el mismo sentido que la actual Basílica.

Ese circo alcanzó su apogeo el año 64, luego del famoso incendio de Roma.

Para librarse de las graves sospechan que recaían en él, Nerón culpó a los cristianos y ordenó una gran persecución en su contra.

Bajo tales circunstancias, san Pedro fue arrestado y crucificado en el Circo de Calígula y Nerón, de cabeza abajo por su propia voluntad. Descolgado de la cruz, fue enterrado en una tumba cercana, situada en una pequeña elevación.

Atraídos por la presencia de los restos mortales de tan ilustre mártir, los cristianos empezaron a construir tumbas en el lugar, formándose con el paso de los años una extensa necrópolis.

Una tradición multisecular por confirmar

Poco después del Edicto de Milán, que dio libertad a la Iglesia Católica en el 312, el emperador Constantino ordenó terraplenar la colina y enterrar toda la necrópolis, a fin de formar sobre ella una explanada donde edificar una basílica en honor de san Pedro.

Suprimir un cementerio todavía en uso era un asunto gravísimo para la época; solamente el emperador, como pontífice máximo, podía tomar semejante decisión. Y nivelar una colina con los precarios recursos de aquel tiempo, era una tarea nada fácil. Eso sirve para medir el inmenso aprecio que sentían los cristianos por ese lugar, que guardaba la tumba del primer Vicario de Cristo.

Una vez edificada, esa primera iglesia recibió el título de Basílica Constantiniana,

convirtiéndose en centro de veneración a la memoria de san Pedro. Sin embargo, poco tiempo más tarde la amenaza de las invasiones bárbaras llegó a la Ciudad Eterna. Los cristianos, temerosos de que los restos del Príncipe de los Apóstoles fueran profanados, los escondieron en una oquedad en la pared del sepulcro mismo. Durante el período de las grandes convulsiones que desestabilizaron por completo la vida social en el Imperio Romano de Occidente, fue perdiéndose poco a poco el recuerdo del lugar exacto de la tumba del Apóstol. Los siglos siguieron su curso y terminaron llevándose esa certeza indudable, dejando las brumas de una tradición esperando ser confirmada por documentos concretos.

Esa confirmación tardó casi 1500 años.

Reveladoras excavaciones

A mediados del siglo XV, la ya milenaria Basílica Constantiniana estaba reducida a un estado catastrófico, lo que en 1452 empujó al Papa Nicolás V a tomar las primeras medidas para edificar otra nueva. Los trabajos se arrastraron lentamente bajo los pontificados sucesivos hasta 1513, cuando Julio II decidió abandonar los proyectos anteriores para levantar un nuevo edificio, capaz de superar en tamaño y magnificencia a todas las demás iglesias.

Así comenzaron las excavaciones para echar los cimientos de la actual Basílica Vaticana. Otras excavaciones ocasionales se realizaron al siglo siguiente, especialmente en 1626, año de grandes trabajos bajo el Altar de la Confesión para establecer los fundamentos del baldaquín de Bernini.

En esa ocasión aparecieron algunos restos de la antigua necrópolis, y con ellos –por primera vez en muchos siglos– algunos indicios que confirmaban la tradición. Sin embargo, los deficientes recursos técnicos de esa época no permitieron una investigación más profunda, y el manto del olvido cayó otra vez sobre la necrópolis.

El gran hallazgo en el siglo XX

Investigaciones mucho más minuciosas se iniciaron en 1940 por determinación de Pío XII, y fueron continuadas por sus sucesores.

Las excavaciones realizadas entonces revelaron a la necrópolis vaticana como uno de los más insignes complejos monumentales de la Antigua Roma.

A siete metros de profundidad con relación al piso de la basílica, los arqueólogos descubrieron y estudiaron diversos mausoleos, pero el centro de sus investigaciones fue el llamado “campo P”, donde se presumía la ubicación de la sepultura de san Pedro.

La más antigua referencia escrita sobre esa tumba proviene de una carta de fines del siglo II, escrita por Gayo, docto eclesiástico romano que polemizaba con un hereje llamado Proclo.

En ese documento cita el “ ‘Trofeo' de Pedro en el Vaticano, un ‘monumento de victoria' ”. Con la palabra tropæum (trofeo) los antiguos romanos designaban el monumento erigido en el propio campo de batalla en recuerdo de la victoria. Gayo, pues, usa dicha expresión para denominar a la tumba del Apóstol, el “trofeo” construido en su honor en ese lugar.

Excavando precisamente bajo el Altar de la Confesión, los arqueólogos encontraron un monumento que correspondía a ese género de “trofeo”.

Está encajado en el mausoleo que hizo edificar Constantino, antes de la construcción de la propia Basílica. Muchos de los preciosos mármoles que lo componen estaban reservados al uso exclusivo del emperador.

Sin duda que era ésa la tumba de san Pedro, concluyeron los especialistas, y se apresuraron a abrirla; pero, para su estupor, la encontraron vacía.

Un puñado de huesos envueltos con un precioso tejido

Sin desalentarse, redoblaron la búsqueda.

Desde que los trabajos habían comenzado, llamaba mucho la atención de todos un muro repleto de toscas inscripciones multiseculares, que consignaban pedidos de oración y ayuda a san Pedro. El prolijo examen de cada centímetro de ese muro condujo al hallazgo de un espacio hueco. Los arqueólogos abrieron cuidadosamente un acceso y retiraron de la cavidad un puñado de huesos envueltos por un tejido precioso.

Según estudios realizados con seriedad, profundidad y prudencia, se trataba de los huesos de un mismo individuo: un hombre robusto, cuya edad oscilaba entre los 60 y 70 años. El tejido era de púrpura con entramado de oro, un diseño privativo del emperador y su familia.

Además, la tierra encontrada tanto en los huesos como en el tejido era la misma de la sepultura del “trofeo”.

Gran alegría para toda la cristiandad: ¡habían sido encontradas las reliquias de san Pedro!

“Fueron encontrados los sacrosantos restos mortales”

Una necrópolis, un suntuoso mausoleo, oraciones escritas en un muro, un puñado de huesos cubiertos por un tejido precioso: el meticuloso examen de esos pocos elementos llevó a la jubilosa conclusión que el Papa Paulo VI pudo comunicar finalmente al mundo entero, en un mensaje del día 26 de junio de 1968: “Fueron encontrados los sacrosantos restos mortales del Príncipe de los Apóstoles, del que fue elegido por el Señor como fundamento de su Iglesia, y a quien el Señor confió las sumas llaves de su Reino, con la misión de pastorear y reunir a su rebaño, la humanidad redimida, hasta su glorioso retorno final.”

Por orden del Sumo Pontífice, al día siguiente del gran hallazgo las venerables reliquias fueron devueltas a la cavidad del muro en donde habían permanecido casi 1600 años.
   

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Los Anuncios son de los Patrocinadores de la Web, No son mios!