Página - San Francisco en España
   
Temas Católicos:
  Inicio
  Apariciones y Devociones de la Virgen María
  Arca de la Alianza
  Ave María
  Biblioteca y Enlaces
  Bilocación
  Caravaca de la Cruz
  Casa de la Virgen María
  Corona de espinas de Jesucristo
  Cristo del zapato
  Cronología de la Historia de la Iglesia
  Devoción al Sagrado Corazón
  Devoción a la Divina Misericordia
  Devoción a María Auxiliadora
  Devoción a Sta. Teresita
  Devocionario oraciones Virgen María
  Don Bosco y su mascota
  El Cristo de la Cueva
  El Cristo de la Luz (Leyenda)
  El Cristo de la Vega
  El Cristo de la Veracruz y el médico chino
  El Cristo de las aguas
  El Cristo de las Mieles
  El Cristo del océano: Cuento
  El Escapulario
  El Judio Errante
  El Lignum Crucis
  El milagro del Nazareno de Viñeros
  El Rosario de la Madre Teresa
  El Santo Cristo de La Grita
  El Santo Cristo de las alahas
  El Santo Rosario
  El Señor del Rebozo
  El velo de la Virgen María
  El velo de Veronica
  El Vía Crucis
  Historia de San Francisco de Asis
  Estigmas
  Historia de San Ignacio de Loyola
  Icono de Iver
  Juana Papisa
  La Basilica de Fátima
  La Basílica de Guadalupe
  La Basílica de la Natividad en Belén
  La Basílica de San Juan de Letrán
  La Basílica de San Pablo Extramuros
  La Basilica de San Pedro
  La Basílica Santa María la Mayor
  La Basílica de Santa Teresa de Lisieux
  La Basílica de Santiago de Compostela
  La Cruz del Cristo de Mailín
  La leyenda del “Cristo de la repolla”
  La Medalla Milagrosa
  La Santa Lanza
  La Tau simbolo Franciscano
  La tradición del huevo de Pascua
  Las Golondrinas
  Las llagas de Cristo en San Francisco
  Levitación
  Leyenda de la Cuesta de los Ciegos y San Francisco de Asís
  Leyenda de San Antonio Abad
  Leyenda de San Francisco
  Leyenda del bandolero Zamarrilla Y María Stma. de la Amargura
  Leyenda del Cristo de la Agonía
  Leyenda del Cristo de Cachorro
  Leyenda del Cristo de la sangre
  Leyenda del Cristo Elquino
  Leyenda del Cristo del gran poder de Sevilla
  Leyenda del Cristo del rayo
  Leyenda del Cristo Negro
  Leyenda del Niño Jesús
  Leyendas del Camino de Santiago
  Leyendas del Cristo negro
  Leyendas de San Ignacio de Antioquia
  Lista de Órdenes Religiosas
  Lista de Papas
  Marcelino Pan y Vino
  Mandylion o Imagen de Edesa
  Maria, la Santisima Virgen
  María Magdalena
  María Rosa Mistíca
  Mi Cristo Roto: Escrito
  Milagro en batalla
  Origen del Conejo de pascua
  Padre Pio: Las apariciones y purgatorio
  Padre Pio: Las Estigmas de Cristo
  Padre Nuestro
  San Antonio de Padua Milagros
  San Antonio de Padua y los peces
  San Felipe de Jesus Leyenda
  San Francisco de Asis y las aves
  San Francisco de Asís nos cuida
  San Francisco en España
  San Miguel del Milagro
  Santo Sudario de Oviedo
  Santo Sudario de Turin
  Soneto a Cristo crucificado
  Santos Cuerpos Incorruptos
  Tumba de San Pablo
  Tumba de San Pedro
  Virgen de Guadalupe primeros milagros
  Contacto
  Libro de visitantes



San Francisco en España


San Francisco viajó por España durante los años de 1213 y 1214, después de haber concebido este propósito en 1212. Este viaje tenía un doble objeto: la peregrinación a Galicia para venerar el sepulcro de Santiago y la predicación de la fe a los moros; a la sazón dominaban éstos los reinos de Valencia y de Mallorca, parte de Extremadura y toda Andalucía.

Numerosas tradiciones locales señalan el paso de San Francisco a través de España; en Barcelona fue acogido efusivamente por los Concellers y el pueblo; en Vich lo recuerda la fuente Sant Francesc s’hi moria, donosamente cantada por mosén Jacinto Verdaguer; en Burgos, la cabeza del peregrino extático, esculpida en los muros de su catedral; en Santiago, la suavísima leyenda del piadoso Cotolay, etc.

Fructífero fue este viaje para la Orden franciscana, que quedó por él establecida en España; fray Bernardo de Quintavalle sancionó oficialmente su establecimiento en 1217; en 1219 fray Juan Pacífico, con más de cien compañeros, según la Crónica seráfica, decretó la división de la Orden en España y en tres provincias, correspondiendo a los reinos de Aragón, Castilla y Galicia. Con salvoconductos reales parten muy luego a los lugares sometidos a la media luna, preparando la Reconquista. Acompañan luego a Jaime el Conquistador y Fernando el Santo, cuando ya tenían reorganizado el obispado de Marruecos; su tercer obispo, fray Lope, señala entonces los destinos que España pudo tener allende el Estrecho. Cinco franciscanos establecidos en Andalucía (fray Bernardo, Pedro, Ayuto, Arcusio y Otón) pasan a Marruecos en 1220, siendo muy luego los protomártires franciscanos; mueren también, martirizados en Teruel, fray Juan de Perusa y fray Pedro de Saxoferrato; y un siglo después, Raimundo Lulio, de la Tercera Orden. Véase Boileau, Le voyage de Saint-François en Espagne (Études Franc., núms. 80 y 81; 1906). A. Ortega, El séptimo centenario de la venida de San Francisco a España (La Voz de San Antonio, Sevilla, 1913, núms. 134 y sigs.). A. López, El viaje de San Francisco a España (Arch. Ibero Americano, I, Madrid, 1914).


Frente al espléndido edificio de los Fonseca, en Santiago de Galicia, eleva sus venerandos muros el primer convento franciscano de España. En su fachada léese esta hermosa lápida: Venendo N. P. Sant Francisco a visitar al Apóstol Sant Thiago, le hospedó un pobre carbonero llamado Cotolay, cuya casa hallábase junto a la Hermita de San Payo, en la falda del Monte Pedroso. De allí se salía el Santo al monte a pasar las noches en oración; y allí le reveló Dios que era su voluntad le edificase un convento en el sitio donde está, llamado Val de Dios y Val del Infierno; y sabiendo el Santo que era del monasterio de San Martín, lo pidió al Padre Abad por el amor de Dios y se ofreció a ser su forero y pagar cada año un cestillo de peces. Aceptó el padre Abad y de ello se hizo foro firmado por el Santo; foro de que dan fe los ancianos de San Martín haber visto y leído. Habido el sitio dijo el Santo a Cotolai: Dios quiere que me edifiques un convento de mi Orden. Respondió Cotolay: ¿Cómo podría hacerlo un pobre carbonero? Le dijo el Santo: Vete a aquella fuente que allí te dirá Dios con qué. Obedeció Cotolay y halló un gran tesoro con que edificó el Convento. Bendijo Dios a la Casa de Cotolay y casó noblemente; fue regidor de esta ciudad y edificó los muros de ella que ahora van junto a San Francisco y antes iban por la Azabachería. Su mujer está enterrada en la Quintana, y Cotolay, fundador de esta casa, en este lucilo que para sí escogió. Falleció santamente el año del Señor MCCXXXVIII. El foro del cestillo de peces se pagó siempre hasta el siglo XVIII; el convento tiene dos soberbios claustros ojivales y una biblioteca de más de 25.000 volúmenes, con más de 200 incunables. Este convento es actualmente Colegio de Misiones para Tierra Santa y Marruecos.






   

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Los Anuncios son de los Patrocinadores de la Web, No son mios!