Página - San Francisco de Asís nos cuida
   
Temas Católicos:
  Inicio
  Apariciones y Devociones de la Virgen María
  Arca de la Alianza
  Ave María
  Biblioteca y Enlaces
  Bilocación
  Caravaca de la Cruz
  Casa de la Virgen María
  Corona de espinas de Jesucristo
  Cristo del zapato
  Cronología de la Historia de la Iglesia
  Devoción al Sagrado Corazón
  Devoción a la Divina Misericordia
  Devoción a María Auxiliadora
  Devoción a Sta. Teresita
  Devocionario oraciones Virgen María
  Don Bosco y su mascota
  El Cristo de la Cueva
  El Cristo de la Luz (Leyenda)
  El Cristo de la Vega
  El Cristo de la Veracruz y el médico chino
  El Cristo de las aguas
  El Cristo de las Mieles
  El Cristo del océano: Cuento
  El Escapulario
  El Judio Errante
  El Lignum Crucis
  El milagro del Nazareno de Viñeros
  El Rosario de la Madre Teresa
  El Santo Cristo de La Grita
  El Santo Cristo de las alahas
  El Santo Rosario
  El Señor del Rebozo
  El velo de la Virgen María
  El velo de Veronica
  El Vía Crucis
  Historia de San Francisco de Asis
  Estigmas
  Historia de San Ignacio de Loyola
  Icono de Iver
  Juana Papisa
  La Basilica de Fátima
  La Basílica de Guadalupe
  La Basílica de la Natividad en Belén
  La Basílica de San Juan de Letrán
  La Basílica de San Pablo Extramuros
  La Basilica de San Pedro
  La Basílica Santa María la Mayor
  La Basílica de Santa Teresa de Lisieux
  La Basílica de Santiago de Compostela
  La Cruz del Cristo de Mailín
  La leyenda del “Cristo de la repolla”
  La Medalla Milagrosa
  La Santa Lanza
  La Tau simbolo Franciscano
  La tradición del huevo de Pascua
  Las Golondrinas
  Las llagas de Cristo en San Francisco
  Levitación
  Leyenda de la Cuesta de los Ciegos y San Francisco de Asís
  Leyenda de San Antonio Abad
  Leyenda de San Francisco
  Leyenda del bandolero Zamarrilla Y María Stma. de la Amargura
  Leyenda del Cristo de la Agonía
  Leyenda del Cristo de Cachorro
  Leyenda del Cristo de la sangre
  Leyenda del Cristo Elquino
  Leyenda del Cristo del gran poder de Sevilla
  Leyenda del Cristo del rayo
  Leyenda del Cristo Negro
  Leyenda del Niño Jesús
  Leyendas del Camino de Santiago
  Leyendas del Cristo negro
  Leyendas de San Ignacio de Antioquia
  Lista de Órdenes Religiosas
  Lista de Papas
  Marcelino Pan y Vino
  Mandylion o Imagen de Edesa
  Maria, la Santisima Virgen
  María Magdalena
  María Rosa Mistíca
  Mi Cristo Roto: Escrito
  Milagro en batalla
  Origen del Conejo de pascua
  Padre Pio: Las apariciones y purgatorio
  Padre Pio: Las Estigmas de Cristo
  Padre Nuestro
  San Antonio de Padua Milagros
  San Antonio de Padua y los peces
  San Felipe de Jesus Leyenda
  San Francisco de Asis y las aves
  San Francisco de Asís nos cuida
  San Francisco en España
  San Miguel del Milagro
  Santo Sudario de Oviedo
  Santo Sudario de Turin
  Soneto a Cristo crucificado
  Santos Cuerpos Incorruptos
  Tumba de San Pablo
  Tumba de San Pedro
  Virgen de Guadalupe primeros milagros
  Contacto
  Libro de visitantes
Leyendas de mi pueblo:
San Francisco de Asís nos cuida

(Recopiló Rene Rodriguez Vasquez)

Durante la “Guerra” de los cristeros a mediados de los años veintes, siendo presidente de México don Plutarco Elías Calles, la situación entre gobierno – iglesia, era de persecución, la gente en Atizapán no fue diferente al trato del gobierno en relación al resto del país, la persecución fue de todo aquello que sonara a religión.
Todo parece indicar que en este tiempo los dueños del Rancho “San Miguel Chiluca” o “Purísima Concepción” destruyeron la capilla que había en esa propiedad para evitar conflictos con el gobierno.
En una leyenda recogida en esta ciudad, se nos menciona que por las tardes cuando llovía, “San Francisco” bajaba del altar y salía a lo largo y ancho de las calles y pueblo de Atizapán, este recorrido era para proteger a la gente católica de este lugar y no tuviera problemas con el supremo gobierno, además de “echar un vistazo” a las cosechas que se desarrollaban en forma normal.
San Francisco caminaba a la hora que quería o cuando sospechaba que habría problemas y ya resueltos los problemas, regresaba a su casa, en la iglesia de San Francisco a ocupar su lugar. Cuando llegaba siempre dejaba algunas huellas de sus pies y quien hacía la limpieza le veía los pies llenos de lodo. En alguna ocasión dicen que salió a hacer su recorrido como siempre, por las viejas calles de tierra y empedradas de Atizapán, caminaba sin prisa por lugares llenos de ramas, se deslizaba sin hacer ruido, tomó rumbo al cerro del tejocote o Tecajete o cerro grande como quieran llamarle, justo arriba de donde esta la colonia México Nuevo, solo que en esta salida andaban los “pelones” o fuerza federales caminaban en persecución de un grupo de gentes de la religión católica establecidos en el “Rancho del Charro” (después México Nuevo), “ahí se esconden”, les dijeron a los federales. Dice la leyenda que ya casi los habían localizado, pero vieron que una figura con hábito caminaba cerro arriba, mientras mas rápido caminaban los soldados, mas se alejaba la figura, hasta llegar a la punta del cerro, desesperados de no poder alcanzarlo, los soldados empezaron a disparar con sus rifles, vieron que la figura no se movía y se fue desvaneciendo paulatinamente hasta que desapareció, esto fue aprovechado por el grupo de católicos para huir salvándose de una muerte segura.
Quien hacía la limpieza de la iglesia y de la misma imagen vio como le faltó un dedo a “San Francisco”, dicen que uno de los disparos se lo tiró, aun hoy en día ese detalle esta en la imagen. (Relato de Pancho Zaragoza). Atizapán centro
   

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Los Anuncios son de los Patrocinadores de la Web, No son mios!