Página - San Antonio de Padua y los peces
   
Temas Católicos:
  Inicio
  Apariciones y Devociones de la Virgen María
  Arca de la Alianza
  Ave María
  Biblioteca y Enlaces
  Bilocación
  Caravaca de la Cruz
  Casa de la Virgen María
  Corona de espinas de Jesucristo
  Cristo del zapato
  Cronología de la Historia de la Iglesia
  Devoción al Sagrado Corazón
  Devoción a la Divina Misericordia
  Devoción a María Auxiliadora
  Devoción a Sta. Teresita
  Devocionario oraciones Virgen María
  Don Bosco y su mascota
  El Cristo de la Cueva
  El Cristo de la Luz (Leyenda)
  El Cristo de la Vega
  El Cristo de la Veracruz y el médico chino
  El Cristo de las aguas
  El Cristo de las Mieles
  El Cristo del océano: Cuento
  El Escapulario
  El Judio Errante
  El Lignum Crucis
  El milagro del Nazareno de Viñeros
  El Rosario de la Madre Teresa
  El Santo Cristo de La Grita
  El Santo Cristo de las alahas
  El Santo Rosario
  El Señor del Rebozo
  El velo de la Virgen María
  El velo de Veronica
  El Vía Crucis
  Historia de San Francisco de Asis
  Estigmas
  Historia de San Ignacio de Loyola
  Icono de Iver
  Juana Papisa
  La Basilica de Fátima
  La Basílica de Guadalupe
  La Basílica de la Natividad en Belén
  La Basílica de San Juan de Letrán
  La Basílica de San Pablo Extramuros
  La Basilica de San Pedro
  La Basílica Santa María la Mayor
  La Basílica de Santa Teresa de Lisieux
  La Basílica de Santiago de Compostela
  La Cruz del Cristo de Mailín
  La leyenda del “Cristo de la repolla”
  La Medalla Milagrosa
  La Santa Lanza
  La Tau simbolo Franciscano
  La tradición del huevo de Pascua
  Las Golondrinas
  Las llagas de Cristo en San Francisco
  Levitación
  Leyenda de la Cuesta de los Ciegos y San Francisco de Asís
  Leyenda de San Antonio Abad
  Leyenda de San Francisco
  Leyenda del bandolero Zamarrilla Y María Stma. de la Amargura
  Leyenda del Cristo de la Agonía
  Leyenda del Cristo de Cachorro
  Leyenda del Cristo de la sangre
  Leyenda del Cristo Elquino
  Leyenda del Cristo del gran poder de Sevilla
  Leyenda del Cristo del rayo
  Leyenda del Cristo Negro
  Leyenda del Niño Jesús
  Leyendas del Camino de Santiago
  Leyendas del Cristo negro
  Leyendas de San Ignacio de Antioquia
  Lista de Órdenes Religiosas
  Lista de Papas
  Marcelino Pan y Vino
  Mandylion o Imagen de Edesa
  Maria, la Santisima Virgen
  María Magdalena
  María Rosa Mistíca
  Mi Cristo Roto: Escrito
  Milagro en batalla
  Origen del Conejo de pascua
  Padre Pio: Las apariciones y purgatorio
  Padre Pio: Las Estigmas de Cristo
  Padre Nuestro
  San Antonio de Padua Milagros
  San Antonio de Padua y los peces
  San Felipe de Jesus Leyenda
  San Francisco de Asis y las aves
  San Francisco de Asís nos cuida
  San Francisco en España
  San Miguel del Milagro
  Santo Sudario de Oviedo
  Santo Sudario de Turin
  Soneto a Cristo crucificado
  Santos Cuerpos Incorruptos
  Tumba de San Pablo
  Tumba de San Pedro
  Virgen de Guadalupe primeros milagros
  Contacto
  Libro de visitantes




SAN ANTONIO DE PADUA Y LOS PECES

Contemporáneamente a San Francisco, el Señor suscitó en el dilecto discípulo del Pobrecillo, San Antonio, un poderoso e incansable predicador para su pueblo. La Palabra fluía de la boca del Santo con la transparencia del agua, con la dulzura de la miel, con la agudeza de una espada de dos filos. A pesar de todo, muchas veces los hombres despreciaban y se reían de la prédica del Santo, volviéndose indignos de recibir la palabra de Dios.
Sucedió una vez, en las cercanías de Padua, que un grupo de hombres rechazaba con sornas y burlas la predicación de San Antonio; éste, viendo el río, consideró que valía más la pena predicar a los peces que a estos hombres de corazón tan duro, recordando además que nadie aún había anunciado la Palabra a esos animalitos de Dios. El Santo se dirigió a la orilla del río y desde allí, con gran fervor de espíritu comenzó a predicarles, enumerando todos los bienes que Dios les había concedido: cómo los había creado, cómo les había dado la pureza de las aguas, cuánta libertad les había donado y cómo los alimentaba sin que tuvieran que trabajar.
Los peces comenzaron a acercarse y amontonarse cerca del predicador, sacando fuera del agua la parte superior de sus cuerpos, abrían sus bocas, y miraban atentamente al Santo. Lo escucharon con gran devoción, ninguno se movió hasta que la predicación terminó, y no se alejaron hasta no haber recibido la bendición. Después se dispersaron dando grandes saltos de alegría sobre la superficie del agua.
Y fue así que los humildes peces, despreciados por hombres y animales por su extrema simplicidad, enseñaron a los soberbios cómo acoger la palabra de Dios. Quedó demostrado una vez más que la necedad de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres; que la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza de los hombres; que la simplicidad de Dios es más sagaz que la astucia de los hombres.
Ante semejante prodigio el Santo exclamó en alabanza diciendo: «¡Ho humildad! ¡Estrella refulgente que ilumina la noche y que guía hasta el puerto! Llama relumbrante que muestra el rey de los reyes, el cual nos dice: “Aprendan de mí que soy manso y de corazón humilde” (Mt 11,29). Quien carece de esta estrella es un ciego que camina a tientas y su nave choca contra las tempestades y él será arrastrado por las olas».
Dice además el Santo: «En la tierra de la humildad del corazón, crece el justo: cuando disminuye en sí mismo, entonces Dios crece en él. Por eso Isaías afirma: “El más pequeño será un millar, el más chiquito, una nación poderosa” (Is 60,22). Entonces, cuando tú te humillas, Dios se exalta en ti, porque te hace elevar sobre todo lo que es vanidad y aflicción de espíritu».
   

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Los Anuncios son de los Patrocinadores de la Web, No son mios!