Página - El Cristo de la Cueva
   
Temas Católicos:
  Inicio
  Apariciones y Devociones de la Virgen María
  Arca de la Alianza
  Ave María
  Biblioteca y Enlaces
  Bilocación
  Caravaca de la Cruz
  Casa de la Virgen María
  Corona de espinas de Jesucristo
  Cristo del zapato
  Cronología de la Historia de la Iglesia
  Devoción al Sagrado Corazón
  Devoción a la Divina Misericordia
  Devoción a María Auxiliadora
  Devoción a Sta. Teresita
  Devocionario oraciones Virgen María
  Don Bosco y su mascota
  El Cristo de la Cueva
  El Cristo de la Luz (Leyenda)
  El Cristo de la Vega
  El Cristo de la Veracruz y el médico chino
  El Cristo de las aguas
  El Cristo de las Mieles
  El Cristo del océano: Cuento
  El Escapulario
  El Judio Errante
  El Lignum Crucis
  El milagro del Nazareno de Viñeros
  El Rosario de la Madre Teresa
  El Santo Cristo de La Grita
  El Santo Cristo de las alahas
  El Santo Rosario
  El Señor del Rebozo
  El velo de la Virgen María
  El velo de Veronica
  El Vía Crucis
  Historia de San Francisco de Asis
  Estigmas
  Historia de San Ignacio de Loyola
  Icono de Iver
  Juana Papisa
  La Basilica de Fátima
  La Basílica de Guadalupe
  La Basílica de la Natividad en Belén
  La Basílica de San Juan de Letrán
  La Basílica de San Pablo Extramuros
  La Basilica de San Pedro
  La Basílica Santa María la Mayor
  La Basílica de Santa Teresa de Lisieux
  La Basílica de Santiago de Compostela
  La Cruz del Cristo de Mailín
  La leyenda del “Cristo de la repolla”
  La Medalla Milagrosa
  La Santa Lanza
  La Tau simbolo Franciscano
  La tradición del huevo de Pascua
  Las Golondrinas
  Las llagas de Cristo en San Francisco
  Levitación
  Leyenda de la Cuesta de los Ciegos y San Francisco de Asís
  Leyenda de San Antonio Abad
  Leyenda de San Francisco
  Leyenda del bandolero Zamarrilla Y María Stma. de la Amargura
  Leyenda del Cristo de la Agonía
  Leyenda del Cristo de Cachorro
  Leyenda del Cristo de la sangre
  Leyenda del Cristo Elquino
  Leyenda del Cristo del gran poder de Sevilla
  Leyenda del Cristo del rayo
  Leyenda del Cristo Negro
  Leyenda del Niño Jesús
  Leyendas del Camino de Santiago
  Leyendas del Cristo negro
  Leyendas de San Ignacio de Antioquia
  Lista de Órdenes Religiosas
  Lista de Papas
  Marcelino Pan y Vino
  Mandylion o Imagen de Edesa
  Maria, la Santisima Virgen
  María Magdalena
  María Rosa Mistíca
  Mi Cristo Roto: Escrito
  Milagro en batalla
  Origen del Conejo de pascua
  Padre Pio: Las apariciones y purgatorio
  Padre Pio: Las Estigmas de Cristo
  Padre Nuestro
  San Antonio de Padua Milagros
  San Antonio de Padua y los peces
  San Felipe de Jesus Leyenda
  San Francisco de Asis y las aves
  San Francisco de Asís nos cuida
  San Francisco en España
  San Miguel del Milagro
  Santo Sudario de Oviedo
  Santo Sudario de Turin
  Soneto a Cristo crucificado
  Santos Cuerpos Incorruptos
  Tumba de San Pablo
  Tumba de San Pedro
  Virgen de Guadalupe primeros milagros
  Contacto
  Libro de visitantes
El Cristo de la Cueva

En el primer tercio del siglo XIX en la ciudad de Matanzas, en una palaciega casona de la calle Río, vivían un viudo de cuarenta y ocho años, de muchos bienes, y su hijo de diecisiete años. Este acaudalado señor era conocido por el nombre de Don Pedro; el apellido no ha llegado hasta nosotros, ha quedado perdido en la poética bruma de la leyenda.

Don Pedro era lo que se ha dado en llamar, un hombre de cáscara amarga y corazón de oro. Recto, cumplidor de sus deberes, irascible, impaciente, bondadoso, de mano abierta para el pobre, cristiano de Misa diaria y comunión semanal.

En la rica casona de Don Pedro, los esclavos eran considerados como amigos servidores. Y uno de ellos, Goyo, se había convertido en la mano derecha de Don Pedro.

Goyo, esclavo cincuentón, era como su amo, viudo y con una hija de catorce años, Isabel: cuerpo de mujer escultural, cara de niña traviesa y ojos donde la alegría ponía a diario su luz cascabelera.

Don Pedro había visto crecer en su casa a Isabel. Y cuando por la mañana ésta le servia el desayuno en la alcoba, siempre conversaba con ella en tono paternal. La joven esclava Isabel, era favorita de su amor.

Pero Don Pedro guardaba en su pecho una enorme tristeza: su carácter irascible. Y un amor gigantesco: su hijo Fernando, quién ahora estaba lejos, estudiaba en La Habana.

Lo único que alteraba la cordial placidez de la casona de Don Pedro, era la irascibilidad del amo. Don Pedro explotaba como volcán poderoso ante cualquier contrariedad y los esclavos, en esos momentos , temblaban y se ocultaban temerosos de las explosiones del amo bueno.

En unas vacaciones estudiantiles vino a Matanzas el hijo de Don Pedro.

El niño Frenando se convirtió en la calle del Río en lo que nunca había dejado de ser para su padre: en el centro de la vida.

Y la alegría de la esclava mimada, la alegría de Isabel, apuntó convertida en admiración, hacía el niño Fernando.

Y el diario llevar al niño Fernando el desayuno a la cama... Y la negra belleza de Isabel...Y los diecisiete años de Fernando y los catorce de Isabel...Isabel se enamoró del imposible que era el niño Fernando, y un día le entregó su cuerpo, y con el cuerpo, el alma...

Y cuando el niño Fernando regresó a La Habana para continuar sus estudios, Isabel quedaba con la siembra de un hijo, un hijo de Fernando.

Pasaron los meses y la alegría de Isabel en escondido llanto. La maternidad se había hecho ostensible.

Y los catorce años de Isabel ocultaron su maternidad, diciendo que estaba enferma, que sentía el vientre lleno de agua. Y nadie en la casa adivinó el secreto.

Don Pedro prometió llamar a un médico para que curara a Isabel de su hidropesía. Pero Isabel consiguió aplazar esa visita médica.

Y se cumplieron los nueve meses de embarazo. Y el hijo de Fernando clamó, desde la carne de Isabel, su derecho de llegar a la vida, de nacer...Isabel huyó de la casa de Don Pedro... En el Abra del río Yumurí , en la llamada Cueva del Indio, encontró Isabel provisional refugio.

Caía la tarde. La cueva se iba llenando de sombras cuando Isabel sintió los dolores de parto. Un miedo enorme tatuó el corazón...De rodillas se apretó contra la pared del fondo del primer salón de la cueva. Así, hecha un ovillo de dolor y miedo, Isabel pidió ayuda al Señor...

Y la petición de ayuda fue escuchada. Allí, sobre la cabeza de Isabel, apareció una negra cruz incrustada en la rocosa pared y en la cruz, clavado, Jesucristo.

Isabel sintió la presencia de Cristo. Alzó sus dolientes ojos a él y reiteró su petición de ayuda.

Y el Cristo, desclavando sus manos, las extendió protectoras sobre Isabel, y con viril y amorosa voz dijo:

No tengas miedo...Tu hijo nacerá dentro de un momento...No temas...Yo estoy aquí...

Isabel sintió que una dulce paz la abrazaba...Y fue madre...

El Cristo, de blancura deslumbrante, sobre la negra cruz incrustada en la roca, desapareció.

Don Pedro estaba furioso. Isabel, su esclava favorita había huido de la casa.

Después de muchas horas, al fin se pudo saber que Isabel estaba escondida en la Cueva del Indio, en el Abra del río Yumurí.

Don Pedro había mandado a ensillar su caballo, él mismo iría a buscar a la fugitiva.

Don Pedro llegó, látigo en mano y comenzó a subir hacia la Cueva del Indio...

Isabel quedó sorprendida al ver llegar a Don Pedro. Miedosa, se arrinconó contra la pared donde había visto al Cristo. Y con voz llorosa gritó:

Amo, perdón...Amo, perdón. Perdón...

Don Pedro, cegado de ira, avanzaba hacia Isabel, con el látigo pronto a caer sobre la esclava.

De repente, Don Pedro vio allí, sobre Isabel caída de rodillas, una cruz negra incrustada en la piedra y en la cruz, clavado, a Jesucristo.

El látigo de Don Pedro cayó al suelo... Su corazón se hizo temblor de esperanza, miedo y amor... Se dejó caer de rodillas...

Y el Cristo desclavó sus manos y las extendió sobre Isabel. Y mirando a Don Pedro, con voz dulcemente viril, majestuosa, dijo:

Esa mujer te ha dado un nieto. Tienes que proteger a la madre de tu nieto... Obligado quedas a velar por la mujer y el niño...

El Cristo desapareció.

Isabel volvió a la casona de la calle del Río, montada a la grupa del caballo del amo.

Don Pedro guiaba al animal maquinalmente. No se daba cuenta del escándalo que a su paso iba haciendo por las calles de Matanzas...El acaudalado señor Don Pedro llevaba en su propio caballo a una esclava que cargaba en su brazo derecho a un niñito negro...

Don Pedro, al llegar, había ordenado a Goyo que cuidara a Isabel y al niño...

Ahora Don Pedro se detuvo frente al crucifijo de marfil, que delante de su cama, ocupaba sitio de honor. Mirando al marfileño Cristo dijo en voz baja:

Señor, voy a darles la libertad a mis esclavos Goyo e Isabel...Ella necesita de su padre y yo lo pierdo... Voy a mandarlos a una de mis fincas.
   

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Los Anuncios son de los Patrocinadores de la Web, No son mios!